Posteado por: tijdgeest | 9 agosto 2013

Dónde están los 9 millones? Tribulaciones de un oriental en China, Capítulo I

En mi primera incursión en China hace ya casi 10 años recuerdo que el tema de moda era “9 million bicycles” de Katie Melua. La pegajosa melodía hablaba de las bicicletas de Beijing, las cuales uno imaginaba poblando vacías y anchas avenidas apenas transitadas por solitarios autos gubernamentales. Ya en aquél entonces las cosas no eran tan así: enjambres de flamantes taxis Hyundai navegaban las principales arterias de la capital china y los Volkswagen, Audi, Toyotas y Citroen eran clara mayoría. Hoy las bicicletas ya ni se ven, un tránsito endiablado y agresivo (aunque en algunas cosas disciplinado) se ha adueñado de las calles y avenidas dejando en el recuerdo aquella imagen que quedaba cuando uno miraba el final de “El Último Emperador” de Bertolucci.

Lo mismo pasa con los viejos hutong, barrios de clase media y baja donde se agrupaban familias enteras en casas de un piso. Hoy las torres de oficinas o apartamentos dominan el panorama elevándose por encima del denso smog que ya es parte integral de un Beijing que tiene más población que la totalidad de los Países Bajos. Con su clima continental los veranos en Beijing son tan calurosos como fríos son sus inviernos y 2013 no es la excepción. El mercado de antigüedades de Panjiayuan parece entonces ir en cámara lenta, con clientes y vendedores economizando movimientos mientras navegan entre enormes extensiones de estatuas para edificios, jardines o restaurants. Las tiendas que están dentro de los locales cerrados se dedican mayormente a objetos menos voluminosos y hay varias con posters, emblemas y recuerdos de las épocas de Mao y la revolución cultural. Hay algún que otro retrato de Stalin, algunos exhiben la colección completa: Marx, Engels, Lenin, Stalin, Mao. Hay para elegir entre propaganda política, medallas y estatuas del Gran Timonel….

Omnipresente

Omnipresente

Aun se ve a Josif en venta en algunos pocos lugares

Aun se ve a Josif en venta en algunos pocos lugares

Algo me dice que el mensaje no es particularmente amistoso

Algo me dice que el mensaje no es particularmente amistoso

El metro ha pasado en 9 años de 2 a 15 líneas con 5 más en construcción. La escena de cambiar de línea ya asemeja a los peores momentos de Tokyo, incluso pasadas las 23 el pandemonio es completo y los empujones abundan, no así las reacciones a los mismos. Es igual cuando alguien se cuela en la cola de los museos, nadie se irrita o protesta, la masa se mueve igual. A veces hay largas colas mientras la ventanilla de al lado está abierta y vendiendo entradas… paradojas del desorden institucionalizado. Conseguir un taxi después de cenar es un desafío comparable a ganar la lotería, además los que paran muchas veces no quieren llevar pasajeros (será el cambio de turno o que uno es occidental?), imprescindible tener la terjetita con el nombre del hotel en caracteres chinos, NADIE habla nada que no sea mandarín, en eso nada ha cambiado.

Encuentro el restaurant de dumplings (en USA le llaman Dim Sum) en Qianmen con ayuda de la Lonely Planet. Espectacular y con precio irrisorio. Esta zona, cerca del viejo mercado de Dashilar, es ahora otra romería turística donde somos parte de las atracciones. Mucha gente que viene de los rincones mas recónditos de China y nunca ha visto alguien con nuestro aspecto se quiere sacar fotos con nosotros. Mientras imagino mi imagen sobre alguna estufa a leña en alguna alejada provincia empiezo a pedir en broma 10 yuan (shí yuan!, les digo) por foto en chino, las caras de susto son un poema hasta que escucham mi “mey gwen ti” (no hay problema), vuelven a sonreír y se acomodan a nuestro lado con los deditos en V para inmortalizarse en su smartphone. En fin, aquí hay gente para todo de verdad…

Otra cosa inmutable es la efectividad del “bu yao!” (no quiero) para espantar a los pesadísimos vendedores ambulantes. Mi familia aprende su uso velozmente como fue mi caso en mi primera visita. La necesidad tiene cara de hereje.

(Continuará)

Tian An Men

Tian An Men

Otro poster "vintage" de épocas menos capitalistas encontrado en Panjiayuan

Otro poster “vintage” de épocas menos capitalistas encontrado en Panjiayuan

Panjiayuan y su surtido de monumentos para todos los gustos y todas las edades

Panjiayuan y su surtido de monumentos para todos los gustos y todas las edades

El edificio de CCTV diseñado por el famoso arquitecto holandés Rem Koolhaas

El edificio de CCTV diseñado por el famoso arquitecto holandés Rem Koolhaas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: