Posteado por: mushky | 5 diciembre 2015

Campanadas en Delft

Aun quedaban  quince minutos de  luz, fue salir a la intemperie cuando las campanadas de la Nueva Iglesia de Delft comenzaron a sonar en forma continua . La nueva iglesia, con su clásico estilo gótico,  donde yacen los  restos de los reyes,  desde  Guillermo de Orange  en adelante lucia majestuosa .

zemistorweb
Las luces de las calles de un otoño marcaban un contraste con la escasa luminosidad natural remanente, al son de las campanadas y en una penumbra incipiente que lo rodeaba, cayo en la cuenta  que aquello  ya era un camino de no retorno, los  zigzagueos habrian de llegar a su fin , cada campanada  se asemejaba a la contundente sentencia final luego de un largo proceso judicial

Como  suele ocurrir, se hace  necesario tomar  distancia, alejarse a grandes distancias de lo cotidiano para ver o experimentar lo que en el dia a dia rutinario nos es imposible. A miles de kilometros las campanadas eran una epifania reveladora de un destino  que se aparecia como inexorable. Lentamente la penumbra se convirtio en oscuridad  y la  sensacion  de etapa   cerrada se adueño  de el.   Al   recorrer las calles mientras  se alejaba ,  en los ultimos minutos en aquella ya oscura  ciudad ,  vislumbro  la luz interior, que por tanto  tiempo se le habia hecho esquiva

 

Anuncios

Responses

  1. Pero que clase de plagio es este?????

  2. El texto surge de una experiencia vital ; de lo cual hay testigo 🙂 y de las sensaciones que ella disparo. Period


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: